Make your own free website on Tripod.com
¿Quien quiere ser de prensa?

De vez en cuando tengo la oportunidad de quitarme la ropa de naco pues gracias a mi trabajo me invitan a eventos exclusivos (presentaciones de productos de cómputo o cosas así). Si eres del 99% de mortales que no pertenecen al selecto círculo de prensa, créeme que no te pierdes de nada. O bueno sí, si lo ves con ojos de mortal como yo.

En primera las compañías que presentan sus productos gastan millonadas en invitar a un montón de periodistas al hotel más exclusivo de la ciudad. Entre más exclusivo mejor (da más caché) y todo se rige bajo el principio de "entre mejor te trate, seguramente me vas a publicar mejor". Los de prensa lo saben, así que se dan su "taco", se hacen los interesantes y llegan con cara de "a ver qué cochinada me van a enseñar hoy" (aunque yo voy con cara de "a ver que me van a dar de comer" je je).

Total que las presentaciones son aburridísimas, con un montón de cifras de porqué la compañía fulanita es mejor que la competencia y de cómo son líderes en el mercado (al parecer todas son líderes, así que todas deben de vender igual). Luego vienen una serie de preguntas que los ejecutivos nunca saben contestar y que van capoteando de mala manera. Los periodistas son recios y atacan sin misericordia poniendo en aprietos al que esté enfrente ("¿por qué si los índices de venta bajaron el año pasado en un 43% dice usted que la cámara va a innovar en el campo que está lidereado por la compañía zutanita?" y cosas así de incomprensibles).

Así que para que todos se pongan contentos se hacen dos cosas: o se les da una comida riquísima, que con nuestros sueldos míseros nunca compraríamos (pechuga de pollo en salsa güigüigüi) o se rifa uno de los productos (que nunca me he sacado, sobra decirlo). Ya con eso los periodistas cambian su cara, se ponen más felices que nunca y hasta salen hablando maravillas del producto -"es buenísimo, solo le falta volar"-.

Para rematar: a la salida de cada evento ya se ha hecho costumbre que den un "kit de prensa" que son hojas y hojas con la información que acabamos de ver (¿entonces pa' que vine? Mejor me hubieran mandado las hojitas y ya) y miniregalitos: a veces son libretas, plumas o relojes. Entre los más memorables que me han tocado está un DVD del Hombre Araña, una carpeta con un montón de cremas para la piel que fueron a dar directo al bote de la basura (aunque conservé la carpeta) y un cubo morado de hule espuma con el logo de Sony ¿Pa' que servía? Misteeeerio, nunca supe; lo traté de usar de pisapapel, pero era muy liviano. Lo traté de usar para clavar palillos de dientes pero era muy duro. Terminó atrás de la puerta de mi estudio y sirve perfecto para que no se azote la puerta.

inicio/ links/ descargas/ galería/ contacto/