Make your own free website on Tripod.com
Comer en México

Esto va para aquellos que nunca han estado en México y quieren saborear la típica comida mexicana, o los que viven aquí y quieren ampliar tu cultura gastronómica. Comer en México no es una tradición, no señor. Se ha convertido en un deporte extremo donde gana el que se enferma menos o el del estómago más aguantador.

En primera: no hay que meterse a un restaurante de esos muy finos, en donde un plato de enchiladas te lo cobran a 100 pesos. Si quieres sentir la adrenalina tienes que comer paradito y en la calle. Para eso localiza la estación del metro más cercana, o una parada de autobús o la plaza central. Seguramente estarán inundadas de puestecitos de taquitos, gorditas, quesadillas, tortas, garnachas y demás alimentos sabrosos llenos de la deliciosa grasita que a todos nos gusta.

Supongamos que encuentras varios puestos de tacos. Los mexicanos vamos siempre donde hay más gente, aunque nos tarden 15 minutos en servir, pues así aseguramos "que están buenos". Si en todos encuentras igual cantidad de comensales, pues escoge el que se vea más fresco. Los taqueros saben eso y adornan sus localitos con bastantes hojas de cilantro, y yerbas que no sirven de nada, mas que para que se vea "bonito". No pueden faltar las bolsas de plástico con agua para espantar las moscas.

Acto seguido pide tus tacos, o garnachas o torta. Si son tacos no pidas nunca más de 5 de un jalón, porque la gente puede pensar que eres un tragón. Ve pidiendo de 4 en 4, y "surtidito": ora de longaniza, ora de suadero, ora de tripa. Si el taquero te pregunta que si le pone "verdura" tu dí que sí: así lo hacen los machos. La verdura (para el que no lo sepa) es cilantro y cebolla picada, que ni son verduras y que en el mejor de los casos apenas están pasadas por agua pa' que se les caiga la tierra. Que no te espanten las amibas, tu debes estar muy seguro de tí mismo.

Para el que se anime a comer una torta, debe saber que las combinaciones de ingredientes en México desafían toda regla impuesta por la ONU o la UNICEF. A nadie más se le ocurre mezclar jamón con milanesa y huevo, aderezada de zanahorias y coliflores. O chorizo con mayonesa y tres quesos. Acércate sin miedo y lee las combinaciones que se venden. Los torteros saben que a la gente se le puede "alburear" si pide chorizo con huevo, así que disfrazan las tortas con nombres ingeniosos, como "Lambada", "Trevi" o "Pachuqueña". Cabe mencionar que la torta Lambada es de chorizo con pierna: tan sólo hay que recordar tan famoso baile.

Por último: si te llegas a enfermar del estómago al otro día, no hay que espantarse, es completamente natural. Lo que hay que hacer es tomarse unas pastillitas y a la menor oportunidad regresar a comer al mismo lugar. Así tu panza se acostumbrará a los malos tratos y no sufrirás nunca más. ¡Provecho!

¡Para probar buenos tacos, visita Tacos Llamas!

inicio/ links/ descargas/ galería/ contacto/