Make your own free website on Tripod.com
¿Dónde estás Señorita Cometa?

Si hubiera una máquina del tiempo, de esas que salen en las películas en las que te puedes trepar y aparecer en otra época, yo sabría con seguridad como usarla. Olvídense de ir a la prehistoria, olvídense de conocer caballeros apestosos de la Edad Media. Yo agarraría una videocassetera, o una grabadora digital y viajaría para grabar capítulos de programas de televisión.

Hay caricaturas que seguramente no volveré a ver jamás. Y no porque hayan sido malas, sino porque me contaron que durante el terremoto de 1985 en México se perdieron los capítulos originales y ya no hay manera de recuperarlos. Por ejemplo "Ahí viene el Cascarrabias": esta era una caricatura que salía allá a finales de los años setentas en las que un tipo (el cascarrabias) y su dragón que estornudaba como si trajera hormigas en la trompa perseguían a la princesa Amanecer, a su galán (nunca se dieron beso, pero yo sé que era su galán) y a su perro. Era la clásica caricatura donde todo el tiempo buscaban una cosa (las orquídeas susurrantes) y nunca llegaban. Ya son pocos los recuerdos que me quedan de esta serie, así que si alguien me los quiere refrescar, adelante. Por lo pronto, encontré unas imágenes de esta caricatura (y el tema musical estaba bueno "here comes the grump, here comes the grump")

Otra serie que se ha convertido en una leyenda urbana era la señorita Cometa (Cometto-san) con los odiosos Takeshi y Koyi y un dragoncito babas que se llamaba Chivigón. Aún hoy muchos tipos tienen el apodo de "Chivigón" por chillones, como el dragoncete de trapo. A mí me decían el Takeshi :( Ni modo. La Señorita Cometa estaba reguapota aunque siempre fallaba en su misión (sabía hacer magia) y le ponían marcas de tinta china en la cara. Hace poco Ponchito (el del güiri-güiri) la entrevistó en Japón, y al parecer se dedicó a la cantada. Bien por la Cometa, que fue el ideal de muchos niños y pubertos.

Si tienes más de 27 años, seguramente los recuerdas perfectamente. Y para los que son más jóvenes y no entienden la importancia que tenían estos programas en nosotros, tienen que entender una cosa: era una época en la que casi no había cosas para niños; no había videojuegos, ni cartas de Yugioh, ni grupos musicales buenos, y si querías ver una película de Disney tenías que esperar a verla en cine porque no había manera de ponerla en tu casa (a menos que tuvieras muchísimo dinero). Ah no, miento. Si había una manera: te vendían los discos de los diálogos de la película para que te imaginaras todo ¿cómo pudimos sobrevivir a eso????

Y otra caricatura que muy pocos recuerdan, pero que era mi favorita (quien sabe porqué) era la de Barbapapá. Creo que no era gringa, sino europea, aunque eso ya no lo recuerdo bien. Barbapapá era una especie de monstruo que tenía una familia que era idéntica a él pero de diferentes colores ¿y qué hacía? Ah pues nada, nada más se transformaba en diferentes cosas, pues estaba hecho como de plastilina, y su forma era como de pera gigante. Por esta foto que me encontré, veo que era horrible, pero a mi me gustaba y qué! :P

inicio/ links/ descargas/ galería/ contacto/