Make your own free website on Tripod.com
Muerte a los Chilangos

No se dejen engañar por el título. Yo soy chilango. Para aquellos que no lo sepan, en México hay una aberración por la gente que vive en la capital del país, y en algunos lugares se oye el lema "haz Patria y mata un chilango" ¿Tiene razón de ser esta actitud?.

Esta actitud no es exclusiva de México. En muchos países hay cierto desprecio por la gente de la capital, pues la gente en la provincia siente que los capitalinos "se creen mucho" "vienen a enseñarnos" "creen que somos tontos". Esa actitud es por demás estúpida y sin sentido, como ahora pretendo argumentar.

De entrada la palabra "chilango" tiene un origen incierto y al parecer es exclusiva de México. Se cree que cuando los españoles conquistaron Tenochtitlan y se instalaron ahí, la gente de los alrededores asoció el color de su piel con el de un pescado muy sabroso llamado "Huachinango". En ambos casos la piel es rosada, y con el tiempo la palabra se deformó hasta "Chilango" aplicándose a la gente de la capital. Otra versión es que la palabra chilango se aplicó a la gente que salía de la provincia para trabajar en la capital y que después "regresaba a su lugar de origen" (como el hijo pródigo).

Sin importar qué versión sea la correcta, lo cierto es el odio que se tiene. Para aquellos que están convencidos de que los capitalinos son una plaga voy a dar un argumento bastante contundente: más de tres cuartas partes de la gente que vive en la capital NO tiene su origen aquí. Eso es una estadística cierta. Tan es así que si le preguntamos a 4 personas escogidas al azar de dónde son sus abuelos, invariablemente tres de ellas dirán que de provincia. Por ejemplo, mis abuelos son de Tlaxcala aunque yo nací en el DF.

¿Entonces a quién odian los anti-chilangos? Si lo vemos fríamente odian a la misma gente que se fue de la provincia para buscar una oportunidad en la capital. Y cuando esta misma gente quiere regresar a su lugar de origen, se les trata con humillación o con odio.

Es cierto: hay muchísima gente en la capital que ya perdió el piso y que toman por tontos a todos los demás. Pero también tratan como tonta a toda la gente que vive junto a ellos, sea del lugar que sea. Así también hay muchísima gente bien intencionada en la provincia, pero hay muchos que sienten esa superioridad, y que -conozco el caso- golpean a los que quieren salirse de la Ciudad de México. Una tristeza.

En mi opinión es solo el deseo de pelearse y agarrarla contra quien sea: si es en el futbol, hay rivalidad en los equipos. Si es en política, son los partidos, unos contra otros. Si es en un país, son los chilangos contra los de provincia.

Lo que yo digo es: dejémonos de payasadas y convivamos en paz. No hay de otra.

inicio/ links/ descargas/ galería/ contacto/