Make your own free website on Tripod.com
La vida en cadena

Hace poco una chica escribió al correo de la revista. Lo interesante no es lo que preguntó, sino que resultó ser una amiga de la niñez a la cual dejé de ver hace tiempo, y no nos enteramos de eso hasta después de intercambiar algunos datos. Esta extraña coincidencia me puso a pensar que, aunque parecemos ser mucha gente en este planeta, la verdad es que todos estamos conectados de una u otra forma.

Tan sólo en México, era común que en siglos pasados todos los que se apellidaban "Covarrubias" pertenecieran a la misma familia. O los "Luna". O los "Acuña". Y si nos remontamos algunos años atrás hasta los apellidos mas comunes como "López" o "Hernández" tuvieron un antepasado común. Sin embargo, esto no sólo se limita a las familias. En una época remota todos los humanos tuvimos un abuelo común ¿Crees que fue mucho tiempo atrás? Te equivocas: de hecho los fósiles humanos más antiguos no representan nada en comparación con la vida en la Tierra.

Desde esa dimensión, es probable que tú que estás leyendo tengas algún lazo sanguíneo lejano conmigo. Mejor aún, es probable que seas familiar lejano de alguien como Einstein o Mozart ¡suena bien! ¿no? Pero desgraciadamente también eres familiar de Hitler o de algún infeliz Inquisidor. Todos estamos unidos con todos.

La vida en este planeta, se desarrolló gracias a la evolución. De algunas bacterias y algas primitivas salieron todos los seres vivientes actuales. La evolución es una cosa curiosísima, ya que dependiendo de las condiciones, algunas de estas bacterias se convirtieron en plantas, otras en perros, otras en dinosaurios y otras en humanos. Estos fueron los verdaderos Adán y Eva.

Y si creías que era maravilloso que todos los seres humanos tengamos un antepasado común, piensa que eres familiar también de la planta que riegas todos los días, del perro que pateas cuando sales de tu casa y hasta de las hormigas que pisas sin querer camino a tu trabajo. Del conductor del autobús que tomas todos los días, de la señora que te pide dinero en la esquina y de esa persona que te tiene de cabeza. La vida, como tal, es una conexión sin fin de parentescos.

inicio/ links/ descargas/ galería/ contacto/